28/9/16

Series 440R y 470 de Renfe

Como ya vimos en la entrada dedicada a las 440 originales, en 1992 se reformó la primera de estas unidades con el objetivo de equipararla, en cuanto a diseño y comodidades para los viajeros, a las nuevas series que habían aparecido en la época (446, 447 y 450). Los cambios exteriores se centraban en nuevos testeros de una sola pieza y lunas laterales continuas, mientras que el interior quedaba prácticamente idéntico al de la serie 446. La mejora más importante fue la dotación de aire acondicionado, así como de megafonía, teleindicadores exteriores e interiores y plaza para PMR.
Esta reforma se estuvo realizando hasta los primeros años 2000 y afectó a un total de 160 unidades (teniendo en cuenta solo las que se quedaron en España, pues en realidad se reformaron más para su venta a Chile y Brasil), que quedaron distribuidas en dos tipos: las 440R, para Cercanías, y las 470, para Regionales, sin más diferencias entre sí que el tipo de asientos y unos cuantos detalles menores.

Por un lado, 104 unidades fueron reformadas para Cercanías. Tenían los mismos asientos que las 450, en distribución 2+2 o 2+3 según la unidad. Prestaron servicio en prácticamente todos los núcleos de Cercanías y también se encargaban de numerosos servicios regionales, tanto de corta distancia (Madrid-Toledo, por ejemplo) como de larga (como los linces de Madrid a Ponferrada y Santander). Incluso solían reforzar servicios catalogados como Regional Exprés y prestados con unidades 470 (Madrid-Vitoria, entre otros) en fechas punta, circulando acopladas a éstas y advirtiendo a los viajeros que viajaban sin reserva de plaza (es decir, en la unidad de refuerzo) que existía la posibilidad de que tuvieran que viajar de pie al no garantizarse el derecho a plaza sentada, práctica desaparecida en la actualidad en este tipo de trenes.
Volviendo a las cercanías, en el núcleo de Madrid estuvieron en servicio hasta 2007-2008 y su línea por excelencia fue la C-3 y la ya desaparecida C-3a. En otros núcleos, como los de Asturias o Barcelona, aguantaron un par de años más hasta que la llegada masiva de Civias las fue desplazando. Casi todas las unidades de Cercanías quedaron apartadas y la mayoría de ellas han sido desguazadas ya a pesar de su juventud (solían ser de serie alta, construidas ya a mediados de los 80) y de la gran calidad de la reforma. Antes de quedar apartadas definitivamente, algunas afortunadas fueron transferidas a Media Distancia hasta que cumplieron el kilometraje establecido para pasar la revisión “R”. Aunque exteriormente recibieron los colores de Media Distancia mantuvieron sus asientos de plástico, lo que motivó numerosas quejas. En un intento de adecentarlas, a algunas de ellas se les instalaron unos nuevos asientos también de plástico y enfrentados dos a dos, pero más acolchados y con respaldo completo.
En la actualidad siguen en servicio cuatro de aquellas unidades que fueron transferidas a Media Distancia cuando dejaron de ser útiles en Cercanías. Aunque a todos los efectos se han integrado en la serie 470 no han sido renumeradas. Tan solo la 440-247 conserva los citados asientos; las demás los tienen como los de las 470.

Debido a que llevan equipos importantes en el remolque intermedio, la composición base es de tres coches. Sin embargo, hubo cinco unidades ex-Delta especialmente modificadas para poder circular con dos (440-207, 236, 237, 239 y 252). Estaban destinadas a la línea de Puigcerdà y llevaban los mismos asientos que las 470 a pesar de ser de Cercanías. Tras ser apartadas de esta línea en 2008, pasaron a circular durante unos meses en el núcleo de Santander, donde solían encargarse de los trenes de la línea de Reinosa que continuaban como regionales hasta Valladolid. Después de este breve cambio de destino fueron apartadas y la 252 fue desguazada, mientras que las otras cuatro fueron recuperadas años más tarde, en 2014, para prestar servicios de Media Distancia. En la actualidad llevan el esquema de colores de Media Distancia, salvo las unidades 236 y 237 que llevan el de Larga Distancia (con dos franjas moradas) y los logos de Intercity, pues en un principio iban a ser destinadas a cubrir enlaces para trenes de larga distancia entre Bilbao y Miranda.

Por otra parte, 56 unidades fueron reformadas para Regionales (después Media Distancia), a las que más tarde se añadió otra más que había pertenecido a Cercanías. Aunque en un principio seguían perteneciendo a la serie 440, en 1997 fueron renumeradas como 470, manteniendo el número de la unidad dentro de la serie. Los asientos eran del tipo unificado de segunda clase, con respaldo reversible, y contaban con un espacio para bicicletas en el antiguo furgón, donde actualmente algunas unidades llevan también una máquina de refrescos.
Durante muchos años fueron el buque insignia de los servicios regionales eléctricos, pero la llegada de la serie 449 en 2009 las fue desplazando a servicios de menor categoría que anteriormente habrían sido cubiertos con otras series como las citadas 440R (o incluso las 440 sin reformar) o 447.

Actualmente continúa en servicio casi toda la serie 470 y unas cuantas unidades que conservan la numeración 440 pero, como hemos visto, están completamente adaptadas a Media Distancia. En general, se encargan de casi cualquier servicio eléctrico catalogado como Regional Exprés o incluso como Regional (aunque en estos últimos todavía hay casos donde se usan unidades de cercanías), casi siempre fuera de los corredores principales salvo algunos servicios como Madrid-Barcelona, Madrid-Lleida o Valencia-Barcelona que, por número de paradas y tiempo de viaje, están pensados más para trayectos intermedios o, especialmente en los dos primeros, como alternativa económica a la alta velocidad no apta para todos los viajeros (pues Madrid-Barcelona lleva más de nueve horas), aunque no del todo insensata si se compara con el autobús. También se encargan de los linces, trenes que circulan solamente los viernes en un sentido y los domingos en el opuesto. En el caso de las 470, salen los viernes de Madrid hacia Vitoria y Albacete y regresan los domingos, complementando a los servicios MD (serie 449) ya existentes, con un tiempo de viaje y número de paradas similar, pero a un precio más económico. Están catalogados como Regional Exprés; la antigua denominación comercial Regional Lince, o Lince a secas, cayó en desuso hace bastantes años, quedando desde entonces relegada al argot ferroviario.




Las 440R de Cercanías llevaban de origen este esquema de pintura.














En 2005 empezaron a llevar la versión de Renfe Operadora. Muchas unidades no llegaron a recibirla y acabaron su vida con la decoración antigua. 













Por otra parte, las 470 llevaban esta decoración, conocida como R2 por ser la segunda versión de la decoración de Regionales que se aplicó a las 440 originales. 













En 2004, la UN de Regionales actualizó su imagen y las 470 mantuvieron el esquema de colores, pero recibieron los nuevos logos.













Los nuevos logos no duraron mucho, pues en 2005 llegó la nueva imagen de Renfe Operadora. Poco más tarde, la denominación Regionales desapareció en favor de la de Media Distancia. 












En 2010 apareció la segunda versión de la decoración de Renfe Operadora, conocida como interurbanos. Todas las 470, y también las 440 de Media Distancia, llevan estos colores en la actualidad. 












Y, por último, el caso especial de las unidades 440-236 y 237, con su decoración Intercity. 












En el año 2000, la unidad 470-070 recibió, de forma experimental, una decoración azul conocida como pitufo que también se pudo ver en una unidad de la serie 448 y que se muestra a continuación. Esta decoración no tuvo continuidad y las dos unidades que la llevaron recuperaron los colores naranjas al poco tiempo.