31/5/14

Coches serie 9000 de Renfe

Última edición: enero 2017.


La serie 9000 ha sido una de las más importantes de coches de viajeros que ha tenido Renfe. Estaba formada en origen por 170 coches, construidos entre 1981 y 1985 y distribuidos en diferentes subseries que a su vez dieron lugar, posteriormente, a otras nuevas tras ser sometidas a diversas reformas. Los primeros coches iban montados sobre bogies Fiat y el resto sobre bogies GC, en ambos casos aptos para 160 km/h y característicos por su elevado nivel de confort de marcha, que aún hoy en día es superior al de los trenes más modernos.

Llegaron en una época en la que el parque móvil de Renfe estaba siendo renovado masivamente, con ejemplos como los automotores 592 o 593, para servicios de media distancia, o los coches 10000, principalmente para servicios nocturnos de largo recorrido. Los 9000 se encargarían de realizar servicios diurnos de largo recorrido y de cierta categoría, conocidos como rápidos y, a partir de los 90, simplemente como diurnos. La excepción eran los 9900 y los 9600 (restaurante y literas, respectivamente), que prestaban servicios nocturnos. Todos eran de tipo salón, salvo los de literas.
A mediados de los 90, Renfe decidió priorizar el uso de material autopropulsado y de trenes Talgo, descuidando gravemente el mantenimiento de los coches convencionales y, por último, apartándolos con la mitad de su vida útil por delante. Por ello, la mayoría de los coches 9000 y 10000 (y de los 8000 reformados) tuvieron una vida activa relativamente corta.

Los servicios diurnos con material convencional empezaron a desaparecer a comienzos de los 2000, algunos de ellos convertidos en Arco, con coches de la serie 2000. El último servicio diurno regular de los 9000 fue el Diurno Iberia (Irún/Bilbao-Salamanca), suprimido en junio de 2012 y servido únicamente con coches de clase turista de la serie 9300.
En los últimos años era más frecuente ver a los 9000 prestando servicios nocturnos Estrella. Con uno de estos servicios, el Costa Brava, (Madrid-Barcelona), finalizó definitivamente la vida activa de la serie 9000, la noche del 6 al 7 de abril de 2015. Los coches que tuvieron el “honor” de formar parte de este último tren (también fue el último servicio Estrella que existió) fueron el 9101 (preferente, aunque prestaba servicio de turista en ese momento), 9322 (turista), 9828 (turista-cafetería), 9605 y 9628 (literas).
Actualmente, por tanto, ya solo quedan los ejemplares preservados, de los cuales, por suerte, hay un buen número, muchos de ellos restaurados y en estado de marcha.


La decoración de origen común a todos los 9000 fue la conocida como Nueva Imagen, en colores azul y amarillo. A comienzos de los 90 recibieron la decoración Danone en blanco con una franja azul, aunque anteriormente alguno había sido pintado completamente de blanco, en una decoración conocida como de transición. Finalmente, los coches que continuaban en servicio en 2005 empezaron a adoptar la imagen de Renfe Operadora. Los coches 9600, de literas, al ser algo más modernos que el resto de 9000 y haber estado destinados desde su origen a servicios nocturnos, trajeron de origen la decoración Estrella en lugar de la Nueva Imagen. 

Estos son los tipos de coches 9000 más relevantes que han existido:


- A12t-9000 y A9t-9100 (en origen AA-9000 y AA-9100). En origen, 10 coches del primer tipo y 5 del segundo. Más tarde, dos del primer tipo fueron reformados y convertidos en el segundo. Todos eran de primera clase, con la diferencia de que los 9000 tenían 76 plazas en disposición 2+2, mientras que los 9100 tenían 55 en disposición 2+1. En ambos casos, los asientos eran reclinables y orientables según el sentido de la marcha, y las moquetas y tapizados eran de color rojo. En 1996 fueron sometidos a una reforma interior en la que los tapizados pasaban a ser de color verde, los maleteros eran sustituidos por otros de cristal y las luminarias del techo por otras de aspecto más moderno. Con esta reforma, los 9100 fueron dotados de vídeo, al contrario que los 9000. Finalmente, en 2005, la nueva imagen de Renfe Operadora trajo consigo un pequeño lavado de cara interior, con nuevos tapizados a rayas de color verde.
Estos recortables sirven también para los coches AR9t-9700 (en origen AAR-9700), que eran completamente idénticos a los A9t-9100, salvo que contaban con una pequeña cocina en uno de los extremos, en el lugar donde los 9100 tenían un maletero. Esta cocina solo se empleaba para el servicio de restauración a la plaza, es decir, no contaban con una zona de cafetería como tal, aunque la numeración AR9t lo sugiera. Hay que tener en cuenta que toda la subserie 9700, formada por cinco coches, desapareció a finales de los 80, cuando fue transformada a AR7t-9850, por lo que solo llegaron a lucir la decoración azul y amarilla. En esta transformación se suprimieron tres filas de asientos y se instaló en su lugar una pequeña área de cafetería, pero el aspecto exterior cambió ligeramente al desaparecer una de las ventanas correspondientes a esta zona.













- B11t-9200 (en origen BB-9200) y B10t-9300, de segunda clase. Se trataba, originalmente, de 70 coches del primer tipo, con 88 plazas en disposición 2+2. Los asientos eran de respaldo reversible y tapizados en color marrón. Los 23 coches del tipo 9300 procedían de la reforma efectuada a partir de 1996 a otros tantos de la serie 9200. La reforma era similar a la que recibieron los 9000 y 9100: nuevas luminarias y maleteros, además del sistema de vídeo. Los tapizados pasaban a ser de color azul y los asientos, aunque seguían siendo de respaldo reversible, eran ahora de un modelo más moderno, similar al de las unidades 448 o 470. El motivo por el que fueron renumerados como una serie nueva, en lugar de mantener su numeración original como los 9000 y los 9100, era que también fueron suprimidas dos filas de asientos, pasando a tener 80 plazas, y por tanto ya no eran coches exactamente del mismo tipo. Los últimos 9200 fueron retirados antes de que apareciera la decoración de Renfe Operadora, por lo que esta decoración solo sirve para los 9300.












- BR4t-9800 (en origen BBR-9800) y BR3t-9820, mixtos segunda-cafetería. En origen 10 coches 9800, con 32 plazas en la zona de segunda clase, de los que ocho fueron transformados a 9820, con 28 plazas. La reforma de la zona de segunda clase era análoga a la de los 9200 cuando fueron transformados a 9300. En la zona de cafetería, además de las modernizaciones estéticas, se suprimieron algunas mesas en favor de una nueva barra con taburetes. Quedaron dos coches sin reformar, llegando uno de ellos a recibir la decoración de Renfe Operadora y la nueva tapicería en los asientos, y fue retirado en 2012.












- R9-9900 (en origen RRR-9900). Diez coches restaurante, con una zona de cocina, otra de cafetería y otra de restaurante con diez mesas de cuatro plazas cada una. Prestaron servicio siempre en trenes nocturnos, el último en el Estrella Galicia. En origen traían la decoración Nueva Imagen, pero con franjas de color naranja en lugar de amarillo. El 9908 llevó los colores Estrella, y ninguno llegó a recibir la decoración de Renfe Operadora. 












- Bc10x-9600 (en origen BBL-9600), de literas. Cada uno de sus diez departamentos tenía seis literas en posición de noche, tres en cada pared, a tres alturas. En posición de día, las literas inferiores servían de asiento y las intermedias se plegaban hacia abajo, con su lado acolchado haciendo de respaldo, dando lugar a ocho plazas sentadas de segunda clase. Estos coches estaban basados en un modelo francés, y por tanto no tenían nada que ver, en cuanto a diseño exterior, con el resto de los 9000, siendo más parecidos a los 10000. Hubo 60 coches de este tipo, que fueron desapareciendo a medida que lo hacían los trenes Estrella. 










28/5/14

Serie 447 de Renfe adaptada a PMR

Última edición: septiembre 2017.

En 2014 entraron en servicio las primeras unidades de la serie 447 reformadas y adaptadas a PMR, reforma que, a fecha de la última edición de esta entrada, ya afecta a buena parte de la serie y se continúa aplicando al resto de las unidades.

La reforma consiste, fundamentalmente, en la sustitución de la caja del remolque intermedio por una de nueva construcción con una parte central de piso bajo, accesible a sillas de ruedas y con WC adaptado, igual que en los trenes Civia. Aprovechando la reforma, el interior de todos los coches también ha sido actualizado y ahora es similar al de los trenes Civia, con todos los elementos de interiorismo de estos, incluidas las pantallas de televisión. Sin embargo, se mantienen los asientos originales.

Circulan en los núcleos de Cercanías de Valencia, Barcelona, San Sebastián, Santander y Madrid. En este último hubo varias unidades pero fueron trasladadas a otros núcleos y en la actualidad solo quedan dos, la 447-128 y la 142.


Exteriormente, salvo por el coche de piso bajo y los pulsadores de apertura de puertas (que también han sido sustituidos por otros similares a los de los Civia), mantienen el aspecto de origen. Para ayudar a diferenciarlas a simple vista de las no reformadas, el esquema de pintura de los coches motores es algo diferente en los laterales de las cabinas, tanto en la versión de Renfe Operadora como en la de Rodalies de Catalunya.








27/5/14

Serie 592 de Renfe

Última edición: febrero 2017.


La serie 592 es la otra serie de camellos de Renfe junto con la 593, aunque, como ya hemos visto en la entrada dedicada a esta serie, son completamente distintas en el apartado mecánico a pesar de que el diseño y las características de explotación son similares.

Se trata de 70 automotores diesel de tres coches (M-R-M), construidos entre 1981 y 1984 y destinados especialmente a servicios regionales. Aparte de las pequeñas diferencias de aspecto entre ambas series (que ya comentamos en la entrada dedicada a la serie 593), la serie 593 llevaba motores Fiat y una problemática transmisión mecánica, mientras que en los 592 los motores eran MAN y la transmisión hidráulica. Esta diferencia en cuanto a fiabilidad ha permitido que la serie 592, a diferencia de la 593, permanezca en servicio hoy en día, tras haber sido sometida a diversas reformas.


En origen traían la misma decoración en colores azul y amarillo que los 593. Observar la diferencia del faro y las bocinas, así como la disposición de las puertas, entre ambas series.










A comienzos de los 90, con la creación de la UN de Regionales, fueron decorados en blanco y naranja.











A mediados de los 90 fueron sometidos a una pequeña reforma en la que se modernizó el interiorismo, con nuevos asientos tipo 470. Recibieron un nuevo esquema de colores con una franja gris a la altura de las ventanas. Fue la primera modificación que los diferenció claramente de los 593, que conservaron el anterior esquema de pintura y el interior original durante toda su vida.











En los primeros años 2000, algunas unidades de Regionales fueron sometidas a una reforma importante en la que su aspecto exterior e interior se vio completamente modernizado, además de ser remotorizados y aumentar su velocidad máxima hasta los 140 km/h (120 de origen). Esta reforma dio lugar a la nueva subserie 592.2

Las unidades de Regionales, después Media Distancia, que quedaron sin reformar recibieron en 2005 la decoración de Renfe Operadora. Las puertas de los testeros fueron suprimidas. Actualmente no queda ninguna unidad sin transformar a 592.2 en servicio de Media Distancia, y ninguna llegó a recibir la decoración de interurbanos de 2010. 











Por otra parte, a mediados de los 90 se reformaron algunas unidades destinadas a prestar servicios de Cercanías en líneas sin electrificar de Valencia, Alicante y Murcia. El exterior quedaba sin cambios salvo por la supresión de las puertas de los testeros y furgones. Para el interior hubo dos variantes: algunas unidades lo mantuvieron en estado original, salvo por la sustitución de las fundas de los asientos por otras típicas de la UN de Cercanías. En otras, en cambio, se eliminaron los tabiques que separaban las salas de viajeros de las plataformas de acceso, quedando el interior diáfano, y los asientos fueron sustituidos por otros de plástico, similares a los de la serie 447.
Existen dos unidades de Cercanías con dos coches, numeradas 592-301/501 y 592-302/502.


Al principio llevaban una decoración similar a la de las 440 de Cercanías, y en 2005 recibieron la de Renfe Operadora, que es la que llevan actualmente. 













A partir de 2011, algunas unidades fueron alquiladas a CP (Comboios de Portugal), donde siguen prestando servicio. 










8/5/14

Serie 593 de Renfe

Última edición: febrero 2017.


La serie 593 fue una serie de 62 automotores diesel de tres coches (dos motores con cabina iguales entre sí y un remolque intermedio) que estuvo en servicio entre 1982 y 2009. Son conocidos popularmente como camellos debido a las dos “jorobas” que hay en el techo de cada coche, que albergan los equipos de climatización.

Esta serie es prácticamente igual a la 592, con la que comparte casi todas sus características (velocidad máxima de 120 km/h, aire acondicionado, número y distribución de plazas, asientos de respaldo reversible según el sentido de la marcha, etc.) y su diseño.
Exteriormente, solo unos pocos detalles, como la disposición de las ventanas, el sentido de apertura de las puertas o la caída del techo en la parte frontal de los coches con cabina, permiten diferenciar a ambas series. Las diferencias más fácilmente apreciables a simple vista se encuentran en los testeros con cabina de conducción: las bocinas, a la vista en la serie 592 y ocultas en la 593, y el faro, que en los 593 es de doble óptica y está enrasado con la caja.

Donde más diferencias hay es en la decoración interior, que era de aspecto algo más moderno y elegante en los 593, con revestimientos de plástico en colores blanco y granate. En los 592, por el contrario, el interior era más simple, parecido al de las 440 originales.

En el apartado mecánico, la serie 593 equipaba motores Fiat y una problemática transmisión mecánica de cinco marchas. Este tipo de transmisión fue el punto débil de esta serie, pues los embragues tendían a desajustarse con bastante facilidad, causando a la larga averías en los motores, especialmente en los servicios con frecuentes paradas que solían realizar.
Esta baja fiabilidad fue el motivo de su corta vida activa, en la que no recibieron ningún tipo de reforma ni de lavado de cara interior (por ejemplo, conservaron las fundas originales de los asientos durante toda su vida), al contrario que los 592, de motor MAN y transmisión hidráulica y más fiables, que han sido objeto de varias reformas de diversa profundidad, han sido remotorizados y siguen en servicio.


En los últimos años el mantenimiento era deficiente y circulaban en un estado bastante descuidado. Su último servicio regular fue el de Lleida a Cervera, bajo catenaria. Algunas unidades fueron transformadas a mediados de los 90 en la serie 596, otras fueron vendidas a Argentina y a Chile (en este último caso, reformadas) y las demás simplemente fueron apartadas y desguazadas. Se conserva una en Monforte de Lemos (Lugo), en estado casi de abandono. 

En origen traían una decoración en colores azul y amarillo, siguiendo la imagen de Renfe en la época. 











A comienzos de los 90, la serie quedó adscrita a la UN de Regionales y recibió su esquema de colores, que mantuvo durante el resto de su vida. 









7/5/14

Serie 596 de Renfe

Última edición: febrero 2017


A mediados de los 90, Renfe necesitaba automotores diesel ligeros y de baja capacidad para servicios regionales de baja demanda, en algunas líneas donde los trenes 592 y 593, de tres coches, tenían demasiadas plazas de sobra y su empleo resultaba antieconómico.
En lugar de contratar material nuevo, se optó por una opción de menor coste, la de transformar trenes de la serie 593, a la vez que se aprovechaba para subsanar los problemas de fiabilidad que venía presentando esta serie desde su origen, introduciendo algunas mejoras en motores y transmisiones.

Las 25 unidades de la serie 596 proceden de la transformación realizada entre 1997 y 1999 a otros tantos coches motores de la serie 593. Esta reforma consistía en la construcción de una cabina de conducción en el extremo opuesto a la original, dando como resultado una unidad de un solo coche con dos cabinas. También se suprimió el furgón, destinándolo a aumentar la capacidad de plazas sentadas.
La imagen exterior quedaba prácticamente sin cambios más allá de la supresión de las puertas de los testeros (frontales y laterales) y la instalación de teleindicadores. Las unidades transformadas en 1999 llevaban unos carenados en los testeros y en las “jorobas” del techo, que les conferían un aspecto más moderno. Esta mejora se extendió posteriormente al resto de las unidades salvo a las seis primeras, que conservaron su aspecto original.

Interiormente tampoco había grandes cambios salvo por los nuevos asientos, tipo 470, maleteros de cristal y luminarias. El interior quedaba diáfano, aunque más tarde se instalaron cristaleras de separación con puertas de apertura manual, delimitando las tres salas de viajeros.

Los trenes de la serie 596 son conocidos popularmente como tamagochis, debido a su reducido tamaño y al mantenimiento que requieren.
Han sido los trenes por excelencia de líneas como Madrid-Soria, Zaragoza-Canfranc, A Coruña-Ferrol, Murcia-Cartagena, Ávila-Salamanca o Valladolid-Puebla de Sanabria, entre otras. Aunque han sido relevados en muchas de ellas por las series 594 y 598, todavía se los puede ver en la de Canfranc, en la de Murcia a Cartagena y en algunas líneas de Galicia, por ejemplo.


En origen llevaban una decoración muy parecida a la de los 592. 








Las unidades carenadas, que veremos a continuación, llevaban otro esquema de colores diferente, que más tarde se extendió también a las unidades sin carenar. 








A partir de 2005 recibieron la decoración de Renfe Operadora. 








El 596-006, el primero en recibir los colores de Renfe Operadora, no llevaba el mismo esquema que el resto de la serie sino, curiosamente, uno muy similar al que cinco años más tarde se adoptaría de forma generalizada en todos los trenes de Media Distancia. Llevaba el techo y los bajos en color blanco, lo que le valió el sobrenombre de albino.








La llegada de la serie 599 en 2009 apartó casi por completo a los 596, aunque en 2013 fueron recuperadas y devueltas al servicio casi todas las unidades. Recibieron la decoración interurbanos que llevaba aplicándose desde 2010. Es muy similar a la que recibió el 596-006 en 2005, pero con bajos, techos y algunos detalles en gris. Dicha unidad ya lleva estos colores en la actualidad.








Por otra parte, las unidades carenadas llevaban su particular decoración, exclusiva de esta serie, que ya hemos visto en su variante aplicada a las no carenadas. 









En 2005 y 2010 recibieron las dos variantes de la decoración de Renfe Operadora. 










Algunas unidades, por último, van completamente cubiertas con vinilos de la división de Trenes Turísticos, aunque no van a ser objeto de esta entrada.

2/5/14

Series 446 y 447 de Renfe

Última edición: enero 2017.


La serie 446 fue la primera de Renfe destinada especialmente a servicios de cercanías después del prototipo de la serie 445, del que tomó su filosofía de diseño y algunas características. Por ello, cuenta con una gran capacidad de aceleración a cambio de sacrificar la velocidad máxima, que es de solo 100 km/h, suficiente dada la naturaleza de los servicios que, en principio, deben prestar estos trenes. Otras características que la hacen idónea para servicios de cercanías son las tres amplias puertas por costado y coche, los asientos antivandálicos de plástico duro, la presencia de megafonía y de teleindicadores interiores y exteriores, etc.
La composición mínima es de tres coches: dos motores con cabina, iguales entre sí, y un remolque intermedio. La numeración de los motores es correlativa, por lo que el número de la unidad se toma del remolque intermedio, que es el del motor par partido por dos: por ejemplo, a la unidad con los motores 023M y 024M le corresponde el remolque 012R, y la unidad es la 446-012.

Las 100 primeras unidades llegaron entre 1989 y 1991, repartidas en dos lotes. Entre 1992 y 1993 llegó un tercer lote de 70 unidades más, conocidas como “de serie alta”, con algunas diferencias con respecto a las anteriores como las puertas de acceso, que ahora eran de funcionamiento más rápido y tenían unos botones de apertura y cierre diferentes. Algunas, además, tenían los asientos tapizados. El suelo, en ambos casos, era de goma negra con círculos que tenían la forma de la galleta de Renfe.

Por otra parte, en 1993 entró en servicio la serie 447, prácticamente idéntica a la 446 salvo por el equipo de tracción trifásico frente a los equipos chopper y los motores de corriente continua de las 446. La velocidad máxima era algo mayor, de 120 km/h, los asientos ya venían tapizados de origen y tenían WC (del que carecían las 446, lo que les valió el sobrenombre de dodotis).
La serie 447 está formada por 183 unidades repartidas en cuatro lotes. Las 71 del primer lote son prácticamente idénticas, tanto interior como exteriormente, a las 446.
Las unidades del segundo lote (de la 072 a la 117), de 1995, presentaban algunas diferencias: en el exterior perdían los faldones laterales y en el interior todos los asientos estaban dispuestos en grupos de cuatro, enfrentados dos a dos. En los otros tres lotes, y en todas las 446, se alterna un grupo de cuatro asientos enfrentados con otro de tres asientos plegables, en posición longitudinal.
Los dos últimos lotes, compuestos por las unidades de la 118 a la 183 y entregados entre 1998 y 2001, tienen las ventanillas laterales de las cabinas de conducción diferentes, y un nuevo tipo de suelo en el interior.
La forma más fácil de diferenciar, a simple vista, una 446 de una 447 es observando las letras “M” o “R” que acompañan al número de coche en los laterales y en los testeros con cabina: estas letras son blancas en las 446 y amarillas en las 447. En las unidades con el esquema de colores de Rodalies son siempre blancas, al haber solo unidades 447 decoradas con este esquema. Otra forma de diferenciarlas es prestando atención al sonido de tracción, que es completamente distinto.

A partir de 2005 se efectuó una pequeña reforma interior en las 446, y también en las 447 de los dos primeros lotes, que consistía en la sustitución de suelos y tapizados (y la instalación de estos últimos en las unidades que no los traían de origen) por unos idénticos a los de los trenes Civia. Además, se instalaron indicadores visuales y sonoros de cierre de puertas. En las 446 de serie baja se sustituyeron los teleindicadores exteriores originales de lentejuelas por otros de leds naranjas y se condenaron las ventanillas de las puertas, que en origen eran practicables.
A partir de 2014 se empezaron a reformar en profundidad las unidades de la serie 447 con el objetivo de hacerlas accesibles para PMR (se pueden ver en esta otra entrada). En Cataluña, algunas unidades reciben unos nuevos asientos parecidos a los de las 449 pero no reclinables y sin mesas plegables, con el objetivo de que presten servicios regionales.
Asimismo, a partir de 2015 se empezaron a reformar interiormente las 446 de todos los lotes. La iluminación interior pasa a ser de leds, los paneles se pintan de blanco, desaparecen los maleteros y se estrena una nueva tapicería de color negro en los asientos. Los asientos plegables longitudinales ahora son fijos. Las características más demandadas, la adaptación a PMR y la dotación de WC (pues estas unidades prestan servicios tan largos como Guadalajara-Segovia, de más de tres horas de duración) no han sido satisfechas, pues la serie 446 se considera a extinguir. 

En cuanto a los servicios que prestan, las 446 actualmente circulan en su gran mayoría en el núcleo de Madrid, especialmente en las líneas C-2, C-7, C-8, C-10 (unidades de los tres lotes y compartiendo línea con la serie 450 y, salvo en la C-8, con los Civias) y C-5 (exclusivamente del tercer lote y como única serie que circula en la línea), así como en los de Bilbao y San Sebastián.
Las 447 circulan en los núcleos de Valencia, Barcelona, Santander y San Sebastián. En Madrid había un buen número de ellas, de los dos últimos lotes, que prestaban servicio en las líneas C-2, C-7 y C-8 (además de las continuaciones como regionales a Ávila y Segovia, hoy en manos de las series 465 y 446, respectivamente), pero fueron desapareciendo progresivamente hasta que en el verano de 2015 desapareció la última, siendo trasladadas a otros núcleos. Quedan, sin embargo, dos unidades reformadas para PMR.

Las 447 también han sido famosas por realizar numerosos servicios regionales, aunque no son las unidades más apropiadas para ello, ni por prestaciones ni por confort. Cuando prestaban servicio en el núcleo de Madrid, por ejemplo, no era raro verlas llegar hasta Zaragoza, Valladolid o Alcázar. También solían hacer las líneas regionales del norte (León-Gijón, por ejemplo) cuando las 440 se quedaban inútiles debido a la nieve. En la actualidad, aparte de los mencionados servicios regionales de Cataluña, se encargan del Valencia-Albacete-Valencia de los viernes por la tarde (que también circula los domingos, aunque con 470). 


La primera unidad de la serie 446 salió de fábrica con la siguiente decoración, que también llevaron las 435 y, de forma experimental, la 440-131.












El resto de las unidades ya traían la nueva imagen propia de Cercanías. La 446-001 fue repintada con estos colores antes de entrar en servicio.











Las 446 del tercer lote, así como las 447, traían el mismo esquema pero con los logos modernos, con la “C” girada. 












En 2005 se empezó a aplicar la decoración de Renfe Operadora, y durante un tiempo existió esta decoración de transición, que consistía en el esquema anterior pero con los nuevos logos y unas franjas moradas en los laterales.












Y la versión definitiva de Renfe Operadora, que es la que tienen hoy en día todas las unidades.












Por último, las 447 de Rodalies de Catalunya llevan su propio esquema de colores.