30/8/14

Coches cama 5400 y 7100 de Renfe

Última edición: enero 2018. 


Hasta bien entrada la década del 2000 todavía existían en España numerosos trenes nocturnos de calidad denominados Estrella, que cada noche unían Madrid con casi todas las ciudades importantes y cubrían también rutas transversales. Renfe se encargó de acabar con estos servicios reduciendo la oferta y las prestaciones, y sustituyéndolos primero por los Trenhotel, que no ofrecen ninguna ventaja sobre los Estrella pero son considerados de alta gama solo por el hecho de estar servidos con material Talgo, y por tanto son más caros, y más tarde por servicios diurnos, casi siempre de alta velocidad, relegando la posibilidad de viajar de noche y de forma económica a otros medios de transporte como el autobús.

Los trenes Estrella, que entraron en servicio en 1985 como trenes de una categoría superior a los expresos que circulaban entonces, ofrecían camas, literas, plazas sentadas en una o dos clases, cafetería, restaurante e incluso autoexpreso. Estos servicios fueron desapareciendo progresivamente, primero el de autoexpreso, en 2006, y poco más tarde el restaurante. Las protagonistas de esta entrada, las camas, fueron las siguientes en desaparecer, concretamente en 2013 con la supresión del Estrella Picasso. Por lo tanto, la oferta de plazas acostadas del último tren Estrella que existió, el Costa Brava (Madrid-Barcelona, suprimido en 2015), se reducía a las literas, muy lejos del confort que ofrecían las camas, que habían dejado de prestar servicio en este tren allá por 2006.

En los trenes Estrella, la clase litera consistía en departamentos de seis literas cada uno, donde uno podía adquirir una sola plaza y viajar con otros cinco desconocidos pagando un suplemento sobre el precio de segunda clase.
Las camas, de las que tratará esta entrada, se ofrecían en departamentos de dos plazas (en trenes más antiguos y de categorías inferiores también existieron departamentos individuales y triples), que se adquirían completos aunque solo se fuera a usar una cama. Existían dos clases, preferente y gran clase, con la diferencia fundamental de que los departamentos de esta última disponían de ducha individual. 


La clase preferente acostada de los Estrella estaba a cargo de los coches WL36x-5400, conocidos por ser del tipo T2 de la CIWL (Compañía Internacional de Coches Cama), concebidos para prestar servicio de clase turista aunque en España siempre han sido de preferente. Fueron construidos entre 1977 y 1979 y eran idénticos a los de la serie 5300, que pertenecían a la CIWL y fueron dados de baja en 1997.
Tenían un característico diseño todavía presente en algunos países de Europa, con 18 departamentos en dos alturas, todos con dos camas, con lavabo y climatizados. Los departamentos inferiores tenían las dos camas plegables y situadas en una de las paredes. En los departamentos superiores, cuyo suelo estaba a un nivel más alto, las dos camas estaban fijas en la parte superior, una a cada lado, quedando situadas por encima del techo de los departamentos inferiores contiguos. Todos los departamentos tenían un asiento, que en los inferiores era plegable y desaparecía bajo la cama inferior cuando esta estaba desplegada. En los departamentos superiores, el asiento era también plegable para no restar espacio cuando no se usaba, pero tenía la ventaja de que estaba disponible en cualquier momento.
Al haber sido diseñados para ser de clase turista, el diseño interior era más bien espartano y los departamentos tenían unas dimensiones muy limitadas, por lo que nunca fueron valorados demasiado positivamente.

En origen venían pintados con el color azul oscuro típico de la CIWL, aunque con los logos de Renfe. Hubo algunos coches que mantuvieron esta decoración durante toda su vida, llegando incluso a recibir los logos modernos de Grandes Líneas y a convivir con la decoración de Renfe Operadora. En los 90 fueron pintados con la decoración Danone de Largo Recorrido, después Grandes Líneas, y finalmente, un par de unidades llegaron a recibir en 2006 la decoración de Renfe Operadora, aunque no la lucieron durante mucho tiempo, pues fueron dadas de baja, junto con el resto de su serie, a finales de ese mismo año. El último servicio regular de los coches T2 fue en el Costa Brava, en una época en la que todavía llegaba hasta Cerbère todos los días y convivía con un Trenhotel limitado a Madrid-Barcelona.




















Por otra parte, tras la entrada en servicio de los coches Talgo Camas de gran clase (precisamente en la citada relación Madrid-Barcelona) en 1987, se decidió que los trenes Estrella, formados por material convencional, también deberían ofrecer este tipo de acomodamiento. Se eligió para ello transformar 40 coches de segunda clase de la serie 8000, siguiendo hasta cierto punto el esquema marcado por las reformas masivas que se estaban efectuando sobre coches de esa serie en la época. El resultado fueron los coches de la nueva serie WL26x-7100, con 13 departamentos de dos camas cada uno, todos climatizados, con lavabo y ducha. Uno de los dos vestíbulos de acceso desapareció para construir en su lugar uno de los departamentos de camas, y llama la atención que las puertas de intercomunicación de los testeros fueran sustituidas por otras de una sola hoja, exclusivas para esta serie de coches. En 1994 fueron dotados de bogies GC aptos para 160 km/h en sustitución de los Minden para 120 km/h de origen.
Fueron desapareciendo progresivamente a lo largo de la década del 2000, a medida que lo iban haciendo los trenes Estrella. Su último servicio fue con el Estrella Picasso (Bilbao-Málaga, de circulación esporádica), que fue sustituido en 2013 por un Alvia nocturno solo con plazas sentadas que, como era de esperar, no tuvo el éxito del Estrella y fue suprimido al poco tiempo.


La decoración de origen fue la Estrella, común a finales de los 80. Al igual que los T2, en los 90 fueron repintados con el esquema blanco y azul de Largo Recorrido y, finalmente, a partir de 2005, con la imagen de Renfe Operadora. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario