12/6/14

Serie 300 del metro de Madrid

En 1961 entró en servicio el Ferrocarril Suburbano de Plaza de España a Carabanchel. Para su explotación se adquirieron diez trenes en composición motor-remolque, los motores con una cabina de conducción en cada extremo. Eran muy similares a los trenes del metro de Madrid pero con algunas diferencias, como la posibilidad de circular a cielo abierto o el ancho de vía, que en este caso era de 1435 mm, 10 menos que en el metro. Unos años más tarde la serie se amplió con seis coches motores más de idénticas características.

Como el Suburbano, en origen, era una línea independiente del Metro y no pertenecía a este, los trenes tenían su propia numeración, que iba del 1 al 10 (acompañado de una M o una R que indicaba si era un motor o un remolque) para los coches originales, y del 101 al 106 para los motores adquiridos más tarde.

Estos trenes salieron de fábrica con la decoración de Explotación de Ferrocarriles por el Estado (EFE), precursora de FEVE.





Antes de entrar en servicio fueron repintados en tonos rojo y crema. 





A mediados de los 70 llegó la serie 300 2ª (de la que hablaremos más adelante), por lo que los coches originales pasaron a denominarse 300 1ª serie. Fueron sometidos a una reforma para unificarlos con los de la segunda serie, con cambios exteriores como los faros (que ahora eran de tipo Pegaso) o las ventanillas, e interiores como la distribución longitudinal de los asientos. También se suprimió la segunda cabina de los coches motores.
Como esta línea pertenecía a FEVE, los 300 reformados adoptaron su decoración en colores gris, azul y amarillo.
 



Más tarde el Suburbano quedó integrado en la red de metro como línea 10. Con ello, los 300 adoptaron la decoración roja que se estaba aplicando a la serie 1000 y a los trenes clásicos en la época.




En 1992 comenzó a circular la serie 2000 en la línea 10, poniendo fin a la vida activa de los 300 1ª. La primera unidad de la serie se encuentra preservada, aunque no restaurada ni mucho menos en estado de marcha. 

Por otra parte, entre 1976 y 1981 llegó la segunda serie, que estaba formada por 36 coches motores y 16 remolques, formando trenes en composiciones MM o MR. Se trataba de una versión modernizada de la anterior, con un diseño exterior e interior similar al de la serie 5000, que había empezado a circular un par de años antes. Mecánicamente no eran tan avanzados como los 5000, ya que se diseñaron para que fueran compatibles con los 300 1ª, y de hecho solían circular en composiciones múltiples con ellos.
Interiormente, los coches impares tenían las paredes de color beige y los asientos rojos, mientras que en los coches pares las paredes eran naranjas y los asientos verdes.

En origen traían el esquema de colores de FEVE.




Más tarde, igual que en los 300 1ª, el esquema original fue sustituido por el rojo con franjas blancas. 
 




Posteriormente, los 300 2ª recibieron la decoración propia de los 2000A.



Por último, algunas unidades llegaron a recibir los colores unificados que se empezaron a aplicar a finales de los 90.


 

Los 300 2ª estuvieron circulando en la línea 10 hasta 1996, cuando pasó a ser servida únicamente con la serie 2000. Desde entonces, y hasta su prematura retirada en 2002, circularon en la línea 5 junto con las series 1000 y 2000. También llegaron a prestar servicio durante algunas semanas en la línea 11.
Los trenes de la serie 300 2ª permanecieron durante muchos años después de su retirada en las cocheras de Cuatro Vientos, aunque es probable que hayan sido desguazados recientemente, pues ya no se encuentran allí, al menos en la playa de vías exterior. La unidad formada por los coches 352 y 353 está preservada por el propio metro.
El coche 345 fue cedido en 2007 al ayuntamiento de Torralba de Calatrava (Ciudad Real), que lo usó como ludoteca, pero fue retirado en 2016 y seguramente destruido sin ningún miramiento, como termina ocurriendo casi siempre que un municipio destina un antiguo vehículo ferroviario a este tipo de usos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario